Un cubrelecho lleno de datos

Acostarse hace parte de nuestra costumbre, pues sin ello quedaríamos impedidos para realizar todas las labores que requerimos.

Es de esta forma como en un lapso de 44 días se dio un análisis de las horas que pasamos dormidos y despiertos al punto de equiparar el tiempo de nuestro descanso a casi la mitad de la existencia El análisis no es lo relevante de la situación, sino la manera única de mostrarlo, donde se emplearon las sábanas como un medio de explicar una idea creativamente.



Resumiendo en conjunto el estudio, durante 44 días se pasó un 59% del tiempo despierto (619 horas) frente a un 41% dormido (431 horas) de las cuales 13 fueron producto de siestas y sueños no sistematizado.

Es de esta forma que en 44 días dormimos un total de 17 días con 23 horas, mientras que nos mantenemos despiertos 25 días con 19 horas.