Quitando las manchas de nuestros pequeños mojacamas

Mojar la cama no es algo tan terrible, pues a todos los niños les ocurre, por lo cual molestarse con ellos por lo que es una fase natural de su proceso de desarrollo parece mas un despropósito que algo que ayude a solucionar el problema.

Aún así a pesar de enojarnos o no con los pequeños debemos afrontar un inconveniente tanto de estética como de higiene y son las manchas de orina en nuestros colchones. 

Cuando se moja la cama normalmente  los líquidos tienden a traspasar las sábanas  y llegar hasta nuestro lecho. Una vez allí se alojan en su interior lo que con el tiempo puede producir tanto daños en el colchón por la humedad como olores persistentes.

Estos además dejan su marca reconocible en los colchones, pues se tornan de un café oscuro tendiendo a tonos parecidos al óxido lo cual los hace ver muy mal, provocando que nadie quisiera acostarse allí.

Es entonces que para no perder nuestro colchón debemos armarnos con guantes de hule, cepillos y productos de limpieza para ganarle la batalla a las manchas.

Lo primero que debemos hacer es conseguir algo de peróxido de hidrógeno, este compuesto se encuentra en muchos productos de limpieza y es uno de los mas eficaces en estos casos. 

Para su utilización lo colocaremos en algún trapo limpio y con el restregaremos hasta que la mancha desaparezca o al menos hasta que ceda un poco su dominio sobre el colchón.

Tras limpiar lo que vemos ahora deberemos proceder a limpiar lo que no vemos, y para ello debemos preparar un coctél que eliminará a los gérmenes.

Para ello mezclaremos en una proporción igual agua y vinagre, la cual rociaremos sobre el lugar donde se encontraba la mancha. Una vez rociado agregaremos dos cucharadas de bicarbonato de sodio.

A su vez deberemos mezclar en un vaso una cucharada de peróxido de hidrógeno con jabón de loza líquido y detergente, una vez mezclados le agregaremos bicarbonato y dejaremos reposar la mezcla durante unos 15 minutos.

Después de reposada la mezcla la aplicaremos al lugar de la mancha, tras lo cual restregaremos hasta quitar todos los componentes y dejar seco el colchón.

En caso de que esto no funcione debemos recurrir a nuestra arma secreta, un compuesto de bicarbonato de sodio (3 cucharadas) en conjunto con agua oxigenada (3 cucharadas) y un poco de jabón líquido de limpiar loza en una botella de spray para aplicar sobre la zona afectada.

Esta mezcla debe ser usada inmediatamente pues sus componentes activos no tienen una vida útil mayor a 20 minutos tras lo cual dejan de ser tan efectivos.

Una vez aplicada procedemos a restregar hasta que quede completamente seco, con lo cual ya habremos eliminado toda mancha y toda bacteria residual que hubiese quedado. 

No sobra recordar que aunque no exista una mancha visible, pueden haber bacterias alojadas en el lugar las cuales producirán olores desagradables y dañarán nuestro colchón.