¿Por qué nos "duele" cambiar el colchón a los 10 años de uso?

La compra de un colchón nuevo es una inversión increíble, pues este es la parte más importante de tu cama, la que compromete tu buen descanso y bienestar a la hora de dormir, es por ello que se deben seguir al pie de la letra sus instrucciones de uso, mantenimiento y cambio una vez ha cumplido su tiempo de vida útil, pero: ¿Por qué nos cuesta reconocer que se ha cumplido el tiempo de vida de un colchón y remplazarlo a tiempo?,

Factor económico:

El precio de un buen colchón no es bajo, si lo vemos específicamente como un gasto momentáneo, sin embargo, si hacemos una proyección al tiempo que lo usaremos y todo lo que puede influir en nuestra salud, nos daremos cuenta de que no es costoso ni es una compra de poco provecho.

No se ve, no se nota:

Al usar un protector, sabanas y demás piezas de lencería que cubren el colchón o debido a su propio material de cobertura, muchas veces no notamos el daño interno del mismo y cómo este puede afectar nuestra postura y nuestra salud incluso debido a que empieza a generar alergias y complicaciones respiratorias, simplemente: deja de ser higiénico. 

Costumbre: 

En ocasiones puede dilatarse el tiempo de espera para la compra de un nuevo colchón luego del uso recomendado, debido a la costumbre con el actual y el miedo a no conseguir la sensación de "dormir en la cama propia" en otro colchón. Este es un miedo sin fundamentos pues la calidad del sueño sobre un colchón nuevo siempre superará en calidad la de una noche en un colchón que ha cumplido su ciclo. 

Recuerda acudir a marcas de colchones confiables para adquirir un colchón de calidad, cotiza tu nuevo colchón haciendo clic aquí.