Los mejores colchones para los chicos



Para que un niño crezca saludable es importante poner cuidado donde se encuentra durmiendo, puesto que colchones con materiales de dudosa calidad pueden interferir en su desarrollo corporal.

Especialistas pediatras indican que los pequeños deben acostarse en colchones que tengan una alta firmeza o al menos una mediana, ya cuando se lleguen a la pubertad podrían cambiarlo por uno más suave.La firmeza se determina por su composición, hay que atisbar que los colchones de nuestros hijos sean de espuma de alta densidad, mientras que aquellos colchones constituidos por viscoelásticos o látex presentan poca firmeza y mayor suavidad.

Además, los niños tienden a generar mayor calor que los adultos debido a su mayor consumo de azucares, con lo cual su sudoración en las horas de la noche tiende a ser mayor, con lo cual comprar un colchón transpirante puede ser una buena inversión.

El colchón de muelles es el que proporciona mayor transpiración, dado que en los emplazamiento que quedan en el interior facilitan la circulación del aire.Por su parte si se decide por un colchón de espuma que posee poros, este también es una buena opción pues ayuda a una ventilación adecuada.A su vez, el colchón viscoelástico puede ventilarse fácilmente pero por su composición al entrar en contacto retiene calor lo cual puede ser contraproducente .