Llevando a los más pequeños a dormir

Hacer que los más pequeños de la casa duerman en la noche puede ser todo un calvario para muchos padres los cuales se encuentran cansados tras una larga jornada laboral. Pero este no tiene que ser un problema cuando la hora de dormir es más reconocida como la hora de los juegos por lo divertida de la cama.


He aquí unas ideas extra sobre cosas que podemos hacer con las camas de nuestros pequeños para que tengan ese toque único y que entre risas ellos mismos nos digan que nunca desean salir de las cobijas.


El primero de ellos es este ring de lucha libre, pues saltar en la cama nunca tuvo más sentido, solo hay que recordarle que es una falta a las reglas obligar a hermanitos o a sus primos a luchar.




Cambiamos un ring de lucha por una casa en el árbol, pues para aquellos que no pueden construirla afuera que mejor manera de lograr un lugar personal y además liberar espacio en la habitación para otras actividades.




¿Si tu hija es tu princesa porque no darle su propio castillo? Con esta cama ella será la más digna gobernante de un reino enteramente habitado por muñecas y juguetes de peluche.




Cuiden los tesoros pues los más jóvenes piratas han llegado a bordo del navío de los sueños.




Pero no sólo podrán recorrer los siete mares, pues si así lo desean podrían hasta explorar Hoth, el más frío de los planetas vistos en la saga de películas de Star Wars, con esta cama en forma de Walker.




Como última opción si ellos no quieren ir a la cama con estos fantásticos diseños, hay que usar al último recurso y dejar que mamá comience a contar hasta tres con una cara de enojo, pasando de ser “mami” a “momstruo