Las consecuencias de un mal colchón



Un mal colchón no es de tomar a la ligera ya que afecta no solo nuestro día a día, sino la salud a largo plazo, disminuyendo nuestra calidad de vida.

Entre las consecuencias más comunes de tener un mal colchón observamos:

Dolor lumbar

La consecuencia más obvia es el dolor de espalda pues nuestro colchón no se acomoda para brindarnos el soporte que necesitamos, en su lugar, su composición nos lleva a quedarnos horas en una posición incómoda generando todo tipo de malestar muscular.

Malformaciones en niños

Los niños en crecimiento necesitan que a la hora de dormir su posición y soporte sea ideal, de lo contrario  al desarrollarse pueden generar malformaciones.

Alergias



Un mal colchón estará hecho con materiales de mala calidad que servirán como nido a todo tipo de pestes como lo son los ácaros o en caso extremo las pulgas, quienes producirán reacciones alérgicas a las personas que duerman en ellos. Esto no es un problema si nuestro colchón es reconocido y de un fabricante con renombre y calidad, peus sus materiales son de primera y se enfocan en no dar cabida a que las plagas se asienten en el.

Obesidad

Las personas que duermen mal tienden a levantarse en medio de la noche, lo cual les produce dolores, insomnio, pero sobretodo hambre, y siguiendo los datos médicos más recientes, comer a deshoras, sobretodo en la noche genera que el cuerpo no pueda digerir bien la comida, haciendo más probable que esta se convierta en grasa.

Sistema inmune débil



Quienes no duermen tienes mayor probabilidad de desarrollar un sistema inmune débil, haciéndolos más propensos a otras enfermedades.