Guía para comprar un colchón de muelles de calidad


Los materiales y tipos de colchón se han ido ampliando con el paso de los años. Sin embargo, las nuevas tecnologías no han logrado desplazar a los antiguos colchones de muelles o resortes; y es que no hay razón por la cual debieran hacerlo, si los colchones de calidad vienen en todo tipo de materiales y se adaptan a todas las necesidades, gustos y bolsillos.
Para empezar tomando una buena decisión respecto a tu nuevo colchón, es importante que evalúes los siguientes aspectos a la hora de comprar:

Tipo de resorte

Existen diferentes tipos y disposiciones de los muelles, dependiendo de ello el colchón ofrecerá menor o mayor ergonomía, firmeza, durabilidad y confort. Los colchones de muelles de hilo continuo o bicónicos te ofrecerán un descanso más homogéneo que los colchones de muelles ensacados, que por norma general tienen una capacidad de adaptación mayor y hacen menos ruido.

Acolchados

Esta es la parte del colchón que hace más confortable su uso, separando al durmiente de los resortes y, adaptandose a su cuerpo. Los acolchados más recomendables son aquellos de Viscoelástico o latex de alta densidad.

Tejidos y cobertura

Esta zona es la que está más expuesta al exterior, necesita ser suave al tacto, tener tratamiento hipoalergénico para prevenir problemas respiratorios y, por último, estar hecha de un material lavable y que no absorba el sudor u otros fluidos que puedan causar daños a la estructura interna del colchón.

Además...

Recuerda que para maximizar las prestaciones y la durabilidad de tu colchón de resortes, debes voltearlo de pies a cabeza, y de arriba abajo (dándole uso a los dos caras del colchón a lo largo del año). También es conveniente airear el colchón con cierta frecuencia (cada 2 meses). Para ello, debes quitar la ropa de cama y permitir que el colchón respire aire puro durante unas horas (es suficiente con abrir la ventana del dormitorio).

Como ves, no siempre es un must comprar un colchón carísimo o de materiales de última tecnología, ante todo debes pensar en tus necesidades a la hora de dormir.