El buen dormir no es un lujo sino una necesidad

Existe la creencia que el cuerpo humano debe descansar al menos unas 8 horas diarias para sentirse totalmente recuperado y llevar una vida saludable, pero esta medida no es del todo exacta y solo aplica para una de las etapas de la vida.

Es por ello que expertos en el sueño de la National Sleep Foundation de Virginia en Estados Unidos recomiendan diferentes intensidades para el sueño dependiendo de la etapa de crecimiento de la persona.

Un recién nacido antes de los tres meses tiene que dormir un promedio de 14 a 17 horas diarias, nunca extendiéndose sobre las 18 horas; por su parte la curva va disminuyendo cuando alcanzan la edad entre 4 a 11 meses, puesto que para esta etapa lo recomendable se encuentra entre 12 a 15 horas; ya cuando los niños cumplen entre 1 y 3 años su sueño se va acomodando a horarios mas manejables disminuyendo hasta un promedio de 13 horas al día.

Ya en etapa preescolar los hábitos cambian, cuando los niños se encuentran entre los 3 y 5 años van cada vez reduciendo más las horas de sueño recomendadas para mantener el cuerpo en funcionamiento por un mejor aprovechamiento de la energía.

Es así como en las consecuentes etapas, como entre 6 y 17 años (10 horas de sueño), 18 a 25 (8 horas de sueño), 26 a 64 ( 7 horas y media) y los adultos mayores de 65 (7 horas) se observa una caída de los patrones de sueño.

La falta de sueño puede provocar serios problemas de salud, investigadores de la universidades de Oxford y Cambridge relacionan directamente enfermedades como el cáncer, complicaciones cardíacas, diabetes tipo 2, infecciones y obesidad.

Por esta razón, aunque no tengamos el tiempo disponible no podemos perder nuestros momentos de sueño dando vueltas en la cama por culpa de un colchón incómodo. Para ello la solución es conseguir el colchón de Ramguiflex que al tocarlo nos haga caer en un sueño profundo, pues no es sólo un mejor descanso sino una mejor salud.