Comunicando con los colores de tus sábanas

Las sábanas son elemento esencial del agrupación que es nuestra cama, pero a la vez son la fachada de nuestra alcoba.

Como primera medida tenemos las clásicas sábanas blancas, las cuales pueden pecar de simpleza por lo cual para mantener el armonía en la alcoba debemos complementar con decoraciones en los paredes o tapices. Con el tiempo estas sábanas abandonan su brillo y se transforman en grisáceas y sucias.Para combatir esto lo mejor es adquirir varios juegos de sábanas y cambiarlas cada cierto lapso.

Entre tanto si nos decantamos por lo sensual las sábanas negras se tornan una opción.Pero si las elegimos debemos cuidar de alejarlas de algún fluido corporal, puesto que al secarse estos presentan manchas muy destacables y difíciles de borrar.

Una opción neutral pueden ser las sábanas grises, pero con ellas necesitamos de cuidarnos de cremas y lubricantes pues son sus depredadores naturales.

Si deseamos algo más juvenil podemos usar tonos fuertes con rojos, azules o verdes para traer vivacidad e ímpetu a nuestra habitación.

La última alternativa a decantarnos serían aquellos con patrones a cuadros pero debemos tener cuidado al escogerlos o podríamos exponernos a tornar una habitación sobria en un paraíso infantil.