Como mantener frescos nuestros colchones

Algunos colchones tienden a absorber calor como si de esponjas y agua se tratase, lo cual cuando estamos en climas con altas temperaturas puede terminar por ahuyentarnos de la cama, evitando que durmamos placenteramente.


Por esta razón es que siguiendo unas sencillas recomendaciones podemos mantener nuestro colchón fresco, listo para recibirnos. Una forma práctica de mantenernos frescos en la noche es usar una cobertura de algodón, pues es una fibra que le permite ventilar aire, mientras que materiales sintéticos como el poliéster tienden a atrapar el calor y la humedad dentro de nuestros colchones.


Si lo deseamos podemos también agregar un pad de lana entre nosotros y nuestro colchón. Esto se debe a que la lana a pesar de retener calor, absorbe la humedad de nuestro cuerpo previniendo que se acumule en la espuma.


Existen también soluciones más técnicas, como colchones integrados con sistemas de ventilación que empujan sus corrientes de aire hacia las cubiertas. Normalmente estos sistemas se conocen bajo el nombre de air cooling y llevan el aire desde abajo de la cama hasta el espacio entre las sábanas y la cobija, ayudando a la regulación de la temperatura.


Otros más avanzados son el chilipad o el gel´o cool pillow mat, los cuales mediante su relleno de gel ayudan a absorber el calor excedente. Incluso el chilipad lo hace según la indicación del usuario a control remoto.


Por último nuestra vestimenta nocturna puede ayudar mucho con la temperatura que mantenemos, por lo cual lo más recomendable son las pijamas de algodón, las cuales permiten que la piel respire y se autorregule.


Con sólo estos cambios pequeños podremos tener noches más placenteras y un colchón más higiénico lo cual largará su vida útil.