Como dormir en el trabajo sin ser descubierto en el intento



Muchas veces en el calor de la oficina y ante un trabajo repetitivo nos llega una somnolencia que no podemos evitar y aunque no disponemos de un buen colchón de espuma de poliuretano para poder descansar plenamente, si disponemos de un escritorio.


Pero no basta con dormir solamente, necesitamos no ser descubiertos  en el proceso, pues  si nuestro jefe logra vernos podría darnos un tiquete de salida inmediatamente de nuestro cargo, es por ello que necesitamos emplear estas tácticas para poder dormir furtivamente sin colchones.


Cierra tu oficina propia



Si disponemos de la ventaja de tener una oficina propia podemos simplemente cerrarla, poner un pequeño letrero de no molestar y dejar que los sueños nos atrapen. Eso si esto no es algo que deberíamos hacer a menudo por dos razones, primero dormir en una silla o un escritorio no es lo más cómodo y puede provocar problemas lumbares; y segundo puede generar sospechas entre nuestros compañeros de trabajo.


Usa el baño


Toma un descanso de 20 minutos para ir al baño, aclarar tus pensamiento y tal vez pestañear un poco, pues en el silencio y la soledad del inodoro puede que logres descansar los suficiente para no dar pequeños cabeceadas en la jornada laboral.


Maneja la linea de visión



Si nos encontramos en cubículos lo que debemos hacer es buscar el ángulo de visión de nuestros compañeros y encontrar ese espacio dentro de nuestra área de trabajo en el cual ellos no nos puedan visualizar por completo.


Es allí donde afinamos nuestras mejores habilidades y nos posicionamos en ese sitio donde no pueden observarnos. Para máxima seguridad lo mejor es tapar el lado de nuestra cara con una mano  mientras cerramos los ojos.


Usa lentes


Los lentes de sol son una excelente manera de no dejar saber a nuestros compañeros de trabajo que estamos somnolientos y que pronto caeremos en un sueño profundo. Incluso, siempre y cuando no ronques, las gafas de sol pueden disfrazar nuestro paso por el mundo de los sueños de manera disimulada.


Cuando todo falla 


Intenta preguntar si puedes tomarte un descanso, muchas veces los jefes entienden que son situaciones que no podemos controlar. Incluso hay algunas compañías que ofrecen una siesta como parte de la jornada laboral, pues estudios indican que tras un lapso de sueño entre 20 y 30 minutos los trabajadores tienden a ser mucho más productivos, llegando incluso a ser un crecimiento de 30%.


Igualmente debemos mencionar que para evitar estos periodos de cansancio en el trabajo los mejor que podemos hacer es conseguir un colchón de espuma de poliuretano que nos brinde soporte lumbar adecuado y una alta comodidad al punto que podamos descansar placenteramente y nos sintamos mucho más reparados al levantarnos en la mañana.