Como debemos mudar nuestro colchón



Mudarse de casa no es algo raro en la actualidad, las personas en promedio en Estados Unidos tienden a mudarse de casa 11,4 veces en su vida, la mayoría de las cuales sucede antes de los 40 años.


Es por ello que mudarse es una realidad que sucede a cada momento y por esta razón debemos estar preparados para proteger nuestras pertenencias de todo el daño que puedan sufrir en el transporte. Muchos de nuestros muebles pueden sufrir percances y la flexibilidad de nuestros colchones no los exime de deterioros producto de un mal viaje.


Es por ello que aquí damos algunas recomendaciones para que tu colchón llegue en el mejor estado posible a tu nuevo hogar.


Primero debemos tener en cuenta que dependiendo del tipo de colchón requiere una preparación específica, aquellos de espuma viscoelástica no deben apoyarse en sus lados mucho tiempo, por lo cual deben enviarse acostados en ambientes con temperaturas controladas.

A su vez los colchones tradicionales deben ser cubiertos para evitar humedad, polvo e insectos que pueden hacerlo su nuevo hogar.


Por su parte los colchones de aire deben ser desinflados totalmente para disminuir la probabilidad de fisuras con el movimiento durante el transporte.


Lo mejor es siempre buscar alguna funda protectora si nuestros enseres van a quedar guardados varios días. Además, aunque puede que parezcan flexibles debemos evitar doblar nuestros colchones o colocarlos en mala posición, puesto que aunque podrían aguantar un viaje corto (4 horas), mayores tiempos podrían deformarlos y hacernos perder nuestra inversión.


Si decidimos llevar nuestro colchón sobre un automóvil debemos asegurarnos que esté bien amarrado, abrir todas las ventanas y pasar varias cuerdas amarrándolo puede ser útil para mantenerlo en su lugar. Igualmente, transitar por zonas con poco tráfico y a baja velocidad es la mejor opción para asegurarnos que llegue sano y salvo.


Por último, llama a tus amigos, puesto que al movilizar solo tu colchón te expones a que sufra daños por caídas o golpes al no poseer la fuerza necesaria para su transporte. Además, una tarde de mudanza siempre es mas llevadera cuando se tiene amigos.