A dormir antes que Papa Noel llegue corriendo

En nuestra niñez algo siempre quedó claro en las festividades y era que niño que no dormía se quedaba sin la visita de Santa Claus. Así que para que el viejo barbudo y bonachón de Papa Noel nos visitara tendríamos que dirigirnos a nuestro colchón muy temprano y no dar motivo a nuestros padres para quedarnos sólo con una pieza de carbón en lugar de regalos.


La constante era un sólo Santa Claus que ingresaba a tu casa y dejaba los obsequios mientras dormías, pero en Suecia han decidido romper la regla con la carrera de los 1.000 Santas.


Esta graciosa competencia de velocidad para encontrar al Santa Claus más atlético dejó uno de los escenarios más inverosímiles, pues cerca de un millar de bonachones en traje rojo salieron a las calles a intentar recorrer los 3 kilómetros de longitud del recorrido con temperaturas por debajo de cero grados.


La maratón navideña de Santas fue organizada por la cruz roja en conjunto con varias ONG que trabajan con niños. Aunque no hubo un ganador oficial al título del Santa en mejor forma las risas no se hicieron esperar y brindo la atención sobre la problemática de las enfermedades infantiles.



Esta carrera es diversión pura, pero es mucho mejor verla desde el calor de nuestra cama y envueltos entre nuestras cobijas.